jueves, 24 de julio de 2008

¿Es el hoax de los wingmakers un guiño a la invasión Alien simulada por la criptocracia?


Imaginaos que se te cuela parcialmente ,un hoax como una catedral que ha sido descubierto hace 10 años, pero que la única prueba de que has "picado" es una imagen que tienes colgada en tú blog ( que pienso mantener porque me gusta, además estoy convencido de que como en toda buena desinformación hay ciertas verdades detrás del engaño).


 Podría borrar la imagen y Santas Pascuas, no hacerme eco del "descubrimiento", lo que pasa es que hace ya unos días que estoy mosqueado con muchas cosas que estoy viendo, las cuales posiblemente obedezcan al Greenstar Project cuyo objetivo sería la desinformación Alien para desencadenar una planificada invasión ( ver otra vez a Larry King haciendo propaganda alien en la CNN, en esta ocasión por la posible intervención de Ovnis en una prueba de misiles en USA ), las cuáles a mi parecer van encaminadas al gran hoax final, una religión New Ager para el New World Order, desencadenada por la gota que colmará el vaso, el Blue Beam project . A continuación os dejo el texto íntegro del pufo de los Wingmakers en Castellano y dos links en Inglés ( Ojo, nunca me tragué su rollo, utilizaban palabras demasiado rimbombantes, pero las pinturas me gustaron y me siguen gustando ):


"El juez le pregunta a la mujer:
-Dígame. ¿Cuál es el motivo por el que quiere divorciarse de su esposo?
-Mi marido me trata como si fuera un perro.
-¿La maltrata, le pega?
- No. Quiere que le sea fiel..."
Curiosamente, éste y otros chistes pueden encontrarse en la misma página donde su autor ha traducido un fragmento de la historia de los Wingmakers al castellano, mezclándolo con poemas de Borges y Neruda, reflexiones personales, visitas al zoológico y la constante promesa de que pronto cortará el césped. Aunque ha rebajado a Andersen a la categoría de Anderson. Lo cual no tiene ninguna importancia, ya que hace rato Andersen o Anderson se convirtió en Neruda.
Para no quedarse con una definición que no daremos y sonaría extremadamente delirante, Ud. debería meterse a www.wingmakers.com y sacar sus propias conclusiones. Debería munirse, antes que nada, de mucha paciencia, del Real Player, el Acrobat Reader y tolerancia hacia aquellos que no parecen estar muy bien de la cabeza. El sitio está en inglés y por el momento sólo existen algunas traducciones parciales al castellano de las entrevistas y la filosofía de los 'Hacedores de Alas' . El lenguaje es claro y resultaba ameno hasta que a sus autores se les ocurrió la mala idea de corregir y aumentar las entrevistas, lo cual hace que se pierda el estupendo tono sarcástico, como cómplice, que tenía unos años atrás. Pero una característica de los Wingmakers es cambiar de opinión y desdecirse todo el tiempo. Por ejemplo las entrevistas al profesor Andersen conducidas por Anne. De repente, Anne se transformó en Sarah y el profesor Andersen en el Dr. Neruda. Sutileza exquisita para quienes han leído a Christian Andersen y Pablo Neruda y advierten la mutación de lo fantástico en poético mediante la ironía. Los menos inteligentes deberán conformarse con el mero asombro. No obstante, tanto los ignorantes como los listos habrán recibido el mismo masazo en la cabeza; porque los Wingmakers adolecen de una inocultable afición por el marketing. Como siempre los perseverantes, vale decir los ociosos que no tengan nada mejor en qué perder el tiempo, hallarán la sorprendente respuesta: pequeñas mutaciones en la realidad indican que su conciencia -sí, la suya- se está expandiendo por obra y gracia de los Wingmakers. Expandir su conciencia significa que, o bien usted tiene mala memoria y no decide si Neruda fue alguna vez Andersen porque su cabeza se ha hecho un lío con tanta información "codificada", o bien que no tiene esa tonta costumbre de guardar copia de los viejos archivos. En síntesis, se trata de un supuesto hallazgo en una supuesta caverna, hecho por un grupo de supuestos científicos de un supuesto organismo ultrasecreto del gobierno de los Estados Unidos.

Tu copyright te condena


El hallazgo consiste en varios pedazos de roca tan resistente que no se deja analizar, raros artefactos por ahora inservibles, unas pinturas espantosas que expanden la conciencia, poemas y papeles filosóficos, y varias composiciones musicales bastante buenas, en la línea de Enigma, Enya o, por qué no decirlo, plagiadas de o creadas por Soul Food. Todo el material procede del siglo 28 de la era común, es decir, siete siglos adelante en nuestro futuro, y fue dejado por los Wingmakers en una cueva para que, en 1998, se conociera a través de Internet. Y así fue. El éxito de los Wingmakers fue inmediato. Cinco días después del lanzamiento de la cosa, ocurrida el 23 de noviembre de 1998, aparece la primera réplica en la red, advirtiendo que se trata de un fraude. Una parte del público, los menos, como era de prever, se lanzó a la inmediata caza de los Wingmakers y tras examinar el copyright de Real Audio descubrió el nombre de Mark Hempel, indiscutiblemente un hombre de nuestra era, incrustado en el reproductor. Durante algún tiempo, el bueno de Mark prefirió el discreto honor de ser un nombre sólo visible para los curiosos y toquetones del reproductor multimedia. Pero un toqueteo conduce a otro y en cuanto empezaron a proliferar los foros antiwingmakers en la red, acusando a Hempel de ser el autor de todo, y de haber ofrecido el material a cualquier compañía interesada en hacer una película, Mark asomó su virtual cuello, preguntó qué es todo este lío, se aguantó los golpes y dijo, heroicamente, yo no fui. Pero donde está la presa aparece el cazador y los aguafiestas de siempre volvieron a atacar, ahora diciendo que el mismísimo Hempel había escrito los emails acusatorios -e incluso sus respuestas- como una forma de publicidad. Mark Hempel no es, por cierto, un loco cualquiera. Sus credenciales como un fundador de la extinta y muy llorada NetRadio, sus desarrollos para aplicaciones multimedia y su licenciatura en psicología y marketing no muestran todo el talento que es capaz de desplegar. Desde luego, él tiene tanto derecho como cualquiera a emprender la creación de un mito. En este caso, un mito electrónico. Siempre habrá gente dispuesta a creer en cualquier cosa, como se prueba por el mundo actual, capaz de creer en los líderes poco brillantes que tiene. Su técnica es experimental: los cambios se hacen sobre la marcha, a tenor de las críticas, y saltan a la vista para cualquiera que siga de cerca el desarrollo del experimento.

Los riesgos de la técnica experimental

Pero esta técnica tiene sus riesgos. Cuando saltaron de su mundo al nuestro, ninguna advertencia indicaba si los Wingmakers eran o no una ficción, y algunas almas desprevenidas ejercieron su legítimo derecho a creer que todo era verdad. Ante la creciente avalancha de escepticismo y sarcasmo de aquellos que se sientieron estafados, la aparición de James, encarnación de los Wingmakers en nuestro planeta, en febrero de 2001, se hizo necesaria. James es humano, por lo tanto posible, y puede contener a un wingmaker en su interior. Puesto que los Wingmakers son como una versión ultraperfeccionada de la humanidad futura y no les gusta la publicidad, al menos no tanto como a Hempel, nadie debería esperar que vendrán a presentarse en persona ante los bárbaros del siglo XXI para ser la comidilla de los vecinos, la foto de tapa de los periódicos sensacionalistas y encima tener que pararse en cada esquina a firmar autógrafos para los fanáticos de siempre, un verdadero escándalo. De modo que, siendo James un auténtico wingmaker, al menos por dentro, se delegó en él la antipática misión de pronunciar la frase odiosa, que nadie quería escuchar, la frase que hace llorar a los niños cuando algún mentiroso les dice que no existen los Reyes Magos: la historia de los Wingmakers contiene una parte de verdad...y el resto está novelado. Los gemidos, llantos y abucheos deben haberse escuchado hasta en el siglo veintiocho. James - el Creador para los amigos, ya que los Wingmakers también crearon, entre otras cosas, a la humanidad- hizo todo y se lo entregó a Hempel. Que es como decir que lo hizo todo Hempel, ya que de James no sabemos nada salvo las respuestas que da a las preguntas que él mismo se hace, por ejemplo si decidió crear el mito de los Wingmakers para matar el aburrimiento. A lo cual él responde que no se trata de ningún mito, pero lo llama así porque el asunto no es, digamos, lo que un tribunal denominaría la verdad y nada más que la verdad. No coincidirían con esta definición de mito Mircea Eliade y otros mitógrafos que alguna vez mostraron cómo los mitos, si bien pueden alimentarse de rumores, no se forjan por mero capricho, y menos se crean mezclando como en una ensalada todo lo que ya no hace furor: teorías conspiratorias sobre alienígenas que quieren conquistar este hermoso y envidiado planeta, la revisión del mito luciferino o la reinterpretación de Prometeo, el encubrimiento de tecnología avanzada por parte de los que gobiernan al mundo, y el uso, o abuso, por parte de un grupo que gobierna a los que gobiernan al mundo, de los viajes en el tiempo para controlar la economía. Algunos críticos han señalado que cualquier aficionado a las series de los X-Files diría que lo único que falta a los Wingmakers es el hombre que fuma. Otros críticos, por el contrario, sostienen que sólo podría creer en los Wingmakers alguien que haya fumado demasiado. Pero tanto los críticos como los Wingmakers se pierden en una misma nube de humo. En una de las entrevistas, el profesor Andersen, luego Neruda, materializa algo así como un millón de dólares frente a la azorada periodista, a la que debemos condenar perpetuamente por no ser capaz de sonsacarle la fórmula. Exactamente como el conde de Saint Germain fabricaba diamantes y convertía en oro una moneda de plata ante los ojos del escéptico Casanova quien, seguramente muerto de envidia, lo acusó de farsante. (Véase: la Santísima Trinosofía, atribuida a Saint Germain, Il Casanova di Fellini, de Fellini o véase una de cowboys si estas tonterías le aburren). Con la diferencia de que el conde se dejaba ver en todas las fiestas y, hasta donde sabemos, no tenía una tendencia tan marcada hacia el chisme. Y es justamente esta proclividad del Dr. Neruda a no cerrar su bocota y ventilar lo que pasa tras bambalinas, sacando los trapitos al sol de la NSA y otros organismos gubernamentales y reales, lo que hace preguntarse a James si no hay un riesgo legal para Mark y sus amigos. A lo cual contesta que sí, pero es un riesgo aceptable. A lo cual podemos agregar que, tal como Mark mismo afirma, la consultora de la cual es miembro hizo algunos trabajitos para el ministerio de Defensa, de lo cual podemos colegir que, llegado el caso, los Wingmakers sabrán cómo defenderse si alguien los acusara de algo que no sea aquello que según los griegos era un don de los dioses y que técnicamente se denomina locura.
Pese a todo, los Wingmakers hacen méritos para sobrevivir. Son extremadamente laboriosos y se mantienen tan bien como pueden, aunque su sentido del humor haya declinado y parezcan estar últimamente demasiado a la defensiva, completamente enamorados de las espantosas pinturas, cuyos pretendidos poderes hipnóticos no consiguen, sin embargo, engañar al buen gusto; así es posible que, tras contemplarlas, usted necesite una sobredosis de Paul Klee para curarse de la vista. Ya que los Wingmakers son capaces de retocarlo todo, sería bueno que se ocuparan también de las pinturas.

El sacrificio

En fin, alguien tenía que hacerlo, y Mark se inmoló en beneficio de todos nosotros. Decidió cambiar una excelente reputación, justamente ganada en el mundo de los cuerdos, por otra más cuestionable, con tal de salvar a los Wingmakers. Como un padre capaz de hacer cualquier cosa por sus hijos, aunque se trate de vástagos un poco torcidos. Después de todo, la excentricidad es común entre los genios y, puestos a elegir entre lo indeseable, Hempel al menos se muestra tal como es a través de los Wingmakers, a diferencia de Bill Gates, que pretende ser normal, cosa que no se creería ni el mismísimo Bono, a juzgar por la forma en que el irlandés lo mira cada vez que lo encuentra en esas cumbres donde se juntan aquellos que no saben qué hacer con la plata. Y a quien le parezca inadecuada la comparación entre ambos, puede recordar que no se trata necesariamente del mismo coeficiente intelectual, o cuenta bancaria, sino de las dos caras de una misma forma de locura. Ambos -Bill y Mark- están más locos que una cabra, pero hay diferencias notables. Bill compra los manuscritos de Da Vinci; Mark pretende crearlos. Por confesión de sus hijos, los Wingmakers, sabemos que intenta crear una nueva tecnología, la cual debería estar lista hacia el 2011, fecha en la que se espera que todo el material de la cueva haya sido completamente descargado. Bill sólo atina, en cambio, a lanzar frases sibilinas como que pronto toda la tecnología que conocemos será obsoleta. Quién sabe, tal vez pensaba en Hempel. No habría que menospreciarlo, y mucho menos sentir lástima por él, pues es indudable que se divierte como se ve claramente en una fotografía donde posa junto a una de las espantosas pinturas del siglo XXVIII.
Y para acabar con las comparaciones que siempre son esclarecedoras, mientras Bill pergeña la estrategia para quedarse con la patente del universo, Mark se contenta con vender un cd de los Wingmakers al mismo precio que se ofrece un disco de música en los negocios para personas normales. Gracias a él, ahora sabemos qué clase de tropiezos jalonan la creación de un mito moderno a través de la red, hasta qué punto estas invenciones contribuyen a que la humanidad se inmunice lentamente contra las viejas técnicas de lavado de cerebro y cuánta agua ha corrido bajo el puente desde que los marcianos de Orson Welles, el día de los Inocentes de 1938, mediante ondas de radio, decidieron invadir la tierra". Texto extraído de aquí.






PD: Creo que los proyectos de las agencias secretas mutan los nombres para que sea díficil seguirles la pista, además de que se mezclan con otros proyectos "sin ánimo de lucro" encaminados en teoría a liberar la consciencia y no esclavizarla, pero que o bien están infiltrados o manipulados. (ver Project Camelot, al que algunos están empezando a llamar Proyecto Camelo). :-D
Más información sobre el GreenStar Project ( el hermano pequeño del Blue Beam ):
Alien disinformation for the staged alien invasion.

ROSWELL INCIDENT:
The 1947 Roswell UFO crash in Roswell, New Mexico was a staged event. The Illuminati did this to introduce the population to the alien presence on Earth and to start the revelation on the planet for an alien invasion.

NEWS / TV / MOVIES / MEDIA:
The past few years the Illuminati have increasingly been putting out more and more alien, UFO and outer space information... more than they ever have before. They are putting many UFO sightings with credible witnesses in the media lately, it is not presented as a joke anymore. There are alien abduction and UFO shows on TV every single day on channels like The History Channel. All of this is done to imprint the populations mind-pattern for the staged alien invasion.

ILLUMINATI NASA:
NASA is an Illuminati front, it is only for public consumption. The real space program has been going on behind the scenes for many decades, and is much more advanced then they allow the public to know. All of the Apollo Missions were staged.

CROP CIRCLES:
Crop Circles are done by the Illuminati secret government and were created at Brookhaven Labs decades ago. They are archetype symbols of hyperspace language that are infused into precise locations on the morphogenetic energy grid in order to invoke changes on the planet.

Talué & Pensad la información, no la consumáis

Soy un juerguista impenitente enamorado en secreto de la vida monacal. Un ensimismado cotidiano ante las manifestaciones de la bizarra realidad.

2 comentarios :

  1. Saludos:

    Esto se está poniendo interesante...

    Las cosas se están acelerando! La página de Garrafal apesta a mierda! Cada vez es más patética querido amigo....casualidad?

    Y nuestros amados annunaki van llegando montados en su Nibiru? (Es que son asin , les encanta manipular manipulando campos gravitatorios ...es lo que tiene la mecánica de las ondas....coño....)

    Nunca seré asimilado! Prefiero morir peleando que ser esclavo de la biotecnología...

    a que si?

    Oswaldo

    ResponderEliminar

Gracias por compartir ideas en los comentarios, y por ayudar a co-crear una atmósfera lúdica e informativa.
Con ese espíritu deja tus comentarios, es decir de modo cívico y constructivo.Y por favor incluye links!.
Absténganse loros atrapados en túneles de realidad obsoletos y con poca humildad para saber que la búsqueda de la verdad es un juego, y que hay que cuestionarse todo lo que te enseñaron (adoctrinaron) en el colegio, sinagoga, grupo familiar etc...

Si quieres contactar conmigo mi email es: lumevin@gmail.com

Con los nuevos cambios que implementé ya puedes dejar imágenes sin necesidad de código, únicamente pegando la url de la imagen, lo mismo con vídeos de youtube o vimeo, que saldrán directamente..