domingo, 15 de febrero de 2009

La experiencia religiosa de Philip K Dick


Seguramente todos o casi todos conoceis al prolífico escritor Philip K. Dick, bien, pues este cómic dibujado por Robert Crumb es un reflejo de lo que le ocurrió sus últimos años de vida, donde empezó a tener visiones y a imaginarse que vivia una doble vida como Tomás ( un cristiano perseguido en el siglo 1 D.C. ).
Lo más raro de todo esto es que Philip K.Dick tras insistir que su hijo estaba enfermo se le descubrió una hernia que lo habría matado al poco tiempo, entre otros fenómenos extraños.. ¿ Realidad, paranoia o psicosis? Quien sabe lo que pasaría por la mente de este genio.. Crumb escribe su historia en forma de cómic, que lo disfruteis:



















A mediados de febrero de 1974, Philip Dick ingresó en una serie de estados alterados de conciencia que culminaría en sus visiones del 2 de marzo; estos fenómenos seguirían manifestándose, periódicamente, durante un año entero.
Es difícil establecer la cronología de los acontecimientos, puesto que Dick no se ha preocupado por ofrecernos una descripción "clínica" de cuanto le ocurrió en febrero-marzo de 1974. En cambio, nos ha dado tres versiones complementarias de los hechos: dos son literarias, y están en las novelas Radio Free Albemuth y Valis; la tercera, es la versión oral que incluye su "testamento final", recogido por Gregg Rickman, un asiduo lector y coleccionista de sus obras a quien recibió en su casa durante un año, concediéndole una larga serie de entrevistas.
En sus últimas entrevistas con Rickman, Dick suele entremezclar los hechos con las hipótesis, las analogías fantásticas, las interpretaciones y las lecturas esotéricas. Sin transición, pasa de la solemnidad al escepticismo, y duda de si todos aquellos hechos no habrán sido más que un episodio psicótico, hasta ridiculizarse a sí mismo. Con la misma facilidad vuelve inmediatamente a ponerse serio, y asegura que ha sido el depositario de una revelación.
Aparentemente, las experiencias de "VALIS" se iniciaron con una serie de sueños inquietantes, en los cuales Dick revivía una existencia anterior: se sentía poseído por la personalidad de uno de los primeros cristianos, que había sido ejecutado por estrangulación en un sótano del Coliseo, llamado Tomás. Una de sus peculiaridades era que no reconocía a la cruz como un símbolo cristiano, sino al Pez, un signo que Dick interpretaba como una deformación del ankh, la crux ansata de Isis. Este "Tomás" pudiera haber sido un esenio o un gnóstico: el "Evangelio de Tomás" es uno de los documentos gnósticos de Nag Hammadi.
El 2 de marzo de 1974, Dick regresaba del consultorio de su dentista, quien le había extraído la muela del juicio; aún se hallaba atontado por una fuerte dosis de pentotal sódico. Para recuperarse, se había tumbado en su sillón y escuchaba música. Era una canción de los Beatles, Strawberry Fields Forever, aquella que dice "vas por la vida con los ojos cerrados, ignorando todo lo que ves". Quizás esta frase, que parece un verdadero aforismo dickiano, haya actuado como desencadenante de todos los fenómenos que vinieron después.
Como el dolor no menguaba, Dick telefoneó a la farmacia para encargar un calmante. La empleada que lo trajo, poco después, era una joven perteneciente a un culto evangélico, y llevaba una medalla con el signo del Pez, uno de los primeros símbolos cristianos. Al principio, Dick vio un resplandor que surgía de la medalla y en pocos instantes fue enceguecido por una luz rosada que invadía la casa, mientras que destellos de "electricidad estática" y "fuegos de San Telmo" brotaban por los rincones. El fenómeno no pudo ser observado por su esposa Tessa, quien lo asistió durante todo el tiempo.
A partir de ese momento Dick cayó en un estado delirante que lo tuvo prácticamente postrado durante días enteros, y en el cual sufrió alarmantes picos de hipertensión. En ese estado creyó estar viendo al mundo sub specie aeternitatis. Dijo haber presenciado el Apocalipsis, esto es "la realidad apocalíptica que subyace a nuestra realidad". Se sintió invadido por una Presencia superior que luego llamaría "VALIS", sigla de Vast Active Living Intelligence System ("Vasto Sistema de Inteligencia Activa y Viviente"). En The Transmigration... lo recordaría así: "Luces y colores, y luego una presencia extraña en mi mente, otra personalidad, mucho más inteligente que yo, pensando toda clase de cosas en las cuales nunca había pensado antes. Esa personalidad conocía griego, latín y hebreo, y lo sabía todo de la teología" (cap. 15). Según Rickman, Dick aseguraba que esa Presencia lo había salvado de una muerte segura, aunque se reservaba los detalles; "El Salvador se interpuso entre Horselover Fat y la aniquilación", se dice en Valis, cap. 8. Robinson, relaciona la hipertensión de 1974 con la de 1982, como si la primera hubiera sido un ataque no diagnosticado que anticipara aquel que lo llevaría a la muerte, aunque no es creíble que una crisis de este tipo pueda causar visiones místicas.
Hasta el año siguiente, Dick siguió teniendo visiones. Se había comprado una oblea con el Signo del Pez y la palabra YCHTYS (que significa "pez"en griego, y es a la vez un acróstico de Cristo), y la había pegado en la ventana; al contemplarla, solía ver la imagen rodeada de un halo de luz rosada, mientras que la letra "Y" se comvertía en la figura de una palmera. También hubo alucinaciones más complejas: la visita de la Muerte, que se presentó como un viajante de comercio con su portafolio; Erasmo, el arquetipo junguiano del Viejo Sabio, a quien Dick ya había conocido en sueños; su gato Tony, que había muerto y aparecía convertido en una figura gigantesca, similar a un dibujo animado .
Como en un estado extático, Dick experimentó la glosolalia (don de lenguas) y tuvo precogniciones. Cuando se sentía poseído por la mente de Tomás, se pasaba horas hablando en latín y griego, idiomas que jamás había estudiado formalmente. Su esposa Tessa, que entonces estudiaba lenguas clásicas, reconoció palabras de koiné, el griego helenístico que hubiese podido hablar un primitivo cristiano: poros krater (un tipo de vasija), ananke (fatalidad), rhipidon (un pez espinoso); una expresión en ruso (sadassa ulna), y una en sánscrito (ir leg).
Hasta aquí, se trataba de fenómenos subjetivos, aunque hubo otros, no tan fáciles de explicar. Por ejemplo, Dick aseguraba que sus gatos se habían vuelto más inteligentes y afectuosos por efectos de la luz rosada, pero murieron inexplicablemente poco tiempo después, plagados de tumores cancerosos. El fenómeno más notable fue una precognición. Dick oyó a la Voz advertirle que su pequeño hijo Christopher sufría de hernia inguinal; la hernia corría riesgo de estrangularse si no lo operaban de inmediato. Dick logró convencer a Tessa del peligro; llevaron al niño al médico, y éste, pese a su escepticismo, encontró la hernia y pudo salvar al niño mediante una intervención oportuna.
En esos mismos días Dick, que no conocía personalmente a Paul Williams, tuvo el presentimiento de que iba a ser entrevistado por Rolling Stone, mucho antes de que Williams pensara siquiera en hacerlo.
Mientras duró el éxtasis, Dick sentía (como le confiaría a Charles Platt) que "su angustia había desaparecido. Algún poder trascendente y divino que no era malévolo sino benéfico había intervenido para restaurar su mente y sanar su cuerpo". Era una mente esencialmente racional, "dotada de increíbles conocimientos técnicos, cosmológicos y filosóficos". No era humana: "era como una inteligencia artificial". A veces pensaba que la Voz era Dios; otras, creía que era un extraterrestre o hasta un arma secreta de los rusos.
Luego diría que se había sentido como algo pasivo en manos de fuerzas creativas titánicas, un escribiente o amanuense que transcribía lo que la Voz le dictaba. ¿Cuál era el origen de esas fuerzas? "Por supuesto, el Espíritu Santo es la fuerza de mi inspiración" , dice Dick; pero, un poco más adelante, se corrige: "el espíritu de Elías vino a mí en 1974 (...) eso es enthousiasmos, recibir el Espíritu Santo" . Por momentos se siente el profeta que anuncia una nueva edad mesiánica, y señala las "tremendas expresiones de la Era de Acuario" que hay en sus últimas novelas" .
Lo realmente curioso de todo este relato son los frecuentes momentos de escepticismo que puntean todo el diálogo; son repentinos virajes en el discurso que parecerían indicar casi un desdoblamiento de la personalidad. "Mi experiencia sobrenatural" ‑comienza diciendo Dick, pero luego se corrige‑ "casi digo mi experiencia psicótica... (risas) Bien, mi experiencia psicótica sobrenatural...". Más adelante, se inquieta: "Hay algo que siempre me preocupó: ¿por qué todo esto se parece tan asombrosamente a Ubik? Suena como si fuera autogenerado, como si lo hubiera generado yo mismo..." . Pero la misma persona que es capaz de arrojar tales dudas sobre su propio discurso, pasa inmediatamente a relatar un sueño en el cual supo que en una vida anterior había sido Juan el Bautista; a continuación, remata todo con una broma. Por último, luego de haber estado más de siete años hablando y escribiendo acerca de su éxtasis místico, en 1981 declara: "Todas esas trascendentales experiencias religiosas que tuve... fueron genuinas, pero no eran más que fuegos de artificio. Un despliegue titánico de poder (...) que no servía a ningún fin en sí mismo.".
Las alucinaciones de 1974 no fueron, por otra parte, las primeras ni las únicas en la vida de Dick. En la escuela secundaria, había oído con toda claridad una voz que le explicaba el principio de Arquímedes, gracias a la cual pudo aprobar un examen. Cuando tenía más de treinta años, volvió a oír la misma voz, esta vez mientras estaba viendo un documental de televisión sobre las tortugas marinas. Con ese tono impersonal que ya conocía, la voz le habló de un tal "Van Walloon, de los Estados Portugueses de América"; eran los tiempos en que Dick estaba escribiendo The Man in the High Castle, y especuló con que la voz pudiese provenir de un mundo paralelo.
En la conferencia de 1976 ("Hombre, androide, máquina") Dick explicó que había recibido sofisticada información tecnológica (que no estaba al alcance de su comprensión) de una inteligencia extraterrestre llamada Albemuth. En otro texto del mismo año aseguraba, irónicamente, que las débiles señales que recibía de otra estrellas eran audibles "especialmente entre las 3.00 y las 4.45 hs."
La voz de Valis carecía de emociones, como si fuese la de una "inteligencia artificial". También la voz que le había hablado diez años antes era "algo construido". Cualquier psicólogo hubiese dicho que más se parecía a la voz del inconsciente.
Cierta vez, la Voz le recomendó volverse "sintónico" en lugar de "ciclotímico". Según Dick, esa era la primera vez que escuchaba tales palabras; sin embargo, es muy poco probable que en sus amplias lecturas sobre la esquizofrenia jamás haya reparado en esos conceptos básicos de Bleuler.
De la misma manera, Dick parece haber olvidado todo cuanto ha leído sobre el gnosticismo, cuando afirma que ignoraba quién era "Santa Sofía" cuando la Voz le anunció que "Santa Sofía vuelve a nacer". Hagia Sophia es el nombre del último arconte en la jerarquía gnóstica. Ya antes de Valis, su nombre ya aparece en Deus Irae, la novela que Dick estaba corrigiendo durante los días de su experiencia paranormal.
Dick no descarta ni siquiera la hipótesis más crudamente psiquiátrica: el retorno de experiencias ya vividas bajo el efecto de las drogas psicodélicas, o un efecto diferido de éstas sobre el cerebro (drug flashback). Al fin y al cabo, reconoce, ya en 1964 había hablado en latín y tenido visiones del circo romano, cuando estuvo bajo el efecto del LSD. El miedo de morir agarrotado lo perseguía desde la infancia, y ahora cabía interpretarlo a la luz del sueño de la cárcel romana donde estaba encerrado Tomás.
Siguiendo a Jung, Dick también atribuía gran valor a los sueños y las "visiones hipnagógicas", esas imágenes que aparecen al conciliar el sueño. Creía que los sueños encerraban mensajes, y así era capaz de contar cómo una noche había hablado con Khrishna, en medio de un sueño. Estando en Canadá, tuvo el famoso sueño del caballo herido (que era tanto la traducción de su miedos paranoides como un nuevo símbolo del salvator salvandus). Lo reprodujo fielmente en la novela Flow my Tears.... Otro sueño de 1974 corrió la misma suerte: entonces pudo ver la figura de un pez que intentaba sostener una ametralladora con sus aletas. La Voz le explicó el sentido de esta imagen: el Pez era un símbolo cristiano, y el mensaje era "los cristianos no pueden portar armas", esto es, no pueden ejercer la violencia. Es la frase que pasaría a ser, en la novela Valis, el lema de los que esperan al mesías.
En los últimos tiempos Dick pareció abandonar, sin embargo, las interpretaciones teológicas y metafísicas, y se resignó a buscar el origen de la Voz en su idios kosmos. Rechazaba al "inconsciente" como fuente de sus alucinaciones, pues creía que para los psicólogos el inconsciente se había vuelto un sucedáneo de la divinidad, y buscaba apoyo en algunas teorías científicas de avanzada para explicar como su cerebro podía tener acceso a una realidad trascendente. Ya no creía que la Voz fuera de un extraterrestre, de una inteligencia artificial, de Dios, de Elías o del Espíritu Santo, sino de su propio cerebro; aunque, en cierto modo, la Voz no era inmanente al cerebro.
Dick se había interesado durante años en la teoría del "cerebro dividido"; conocía los trabajos de Orstein (a quien le había escrito una carta), de Bogen, Sperry y Julian Jaynes. Este último sostenía en un polémico libro que el hombre arcaico era capaz de "oír voces" provenientes del lado derecho de su cerebro, y dialogar con "los dioses" cuando aún no se había establecido el predominio del hemisferio racional. Desde 1976, Dick parecía decidido a reemplazar todas las demás hipótesis por una interpretación neurológica: "Probablemente sea el hemisferio derecho de mi cerebro el que emite información a través del cuerpo calloso". Quizás esto podría explicar algunos de aquellos fenómenos (paragnosis, glosolalia y onirofrenia) pero seguiría sin explicación la fuente de donde obtiene información el hemisferio derecho: más que resolver el problema, introduciría una nueva dualidad.
La experiencia de Dick en 1974, fenomenológicamente considerada, se parece menos a un éxtasis místico que a un estado delirante. La experiencia mística, tanto en la tradición occidental como en la oriental, es esencialmente inefable: es una forma de ser antes que de conocer: en rigor, no es una "experiencia" sino un estado.
El éxtasis pretende alcanzar la contemplación o la unión con la divinidad, cuando la mística es ascendente; o bien lograr la aniquilación del yo, del deseo y la ilusión, si sigue un camino descendente. Pero en ningún caso el místico aparece como receptor o transmisor de conocimientos, ni menos aun de información fáctica. El éxtasis es una vivencia de sentido global que trasciende la comprensión meramente intelectual. Un buen ejemplo lo ofrece el genuino "éxtasis" alcanzado por Arthur Koestler, al margen de toda confesión religiosa. Koestler, que a la sazón era ateo militante, pasó mucho tiempo en las cárceles de Franco, esperando ser ejecutado. Cierto día, cuando estaba resolviendo problemas de geometría analítica para no perder la cordura, tuvo una experiencia extática de pocos minutos, que se repetiría durante todo el año 1938. Sintió que "el Yo había dejado de existir". Para describir su experiencia, Koestler usa palabras muy similares a las de Dick, pero no atina a explicar sus contenidos, si los hubo: "el carácter primario de este estado es la sensación de que se trata de algo más real que ninguna otra cosa que se haya experimentado antes; de que, por primera vez, se ha levantado el velo, y uno está en contacto con la "realidad real", con el oculto orden de las cosas, con la estructura del mundo revelada con los rayos X, normalmente oscurecido por las capas de lo que es ajeno".
Dick, en cambio, se empeña en describir su experiencia como una masiva "transfusión" de conocimientos, en su mayoría de un tecnicismo que los hacía incomprensibles, casi como si súbitamente hubiesen conectado su cerebro con "un banco de datos" cósmico. Esta es una peculiar versión de la gnosis (que es saber iniciático, más que información específica); por lo menos es la gnosis tal como podía concebirla el pensamiento concreto dickiano.
Es probable que, si sometiéramos a un examen reduccionista aun a los auténticos místicos, se nos presentarían como víctimas de alguna patología. No cabe entrar aquí en la zona fronteriza entre el genio y la locura, entre la locura y el misticismo, o entre psicología, parapsicología y religión, porque allí las categorías se difuminan y el análisis reduccionista corre el riesgo de ser tan inútil como explicar la belleza de la Venus de Milo a partir de las propiedades del carbonato de calcio.
En el extremo opuesto al reduccionismo se encuentra la credulidad -muy poco científica- de que hace gala la "psicología transpersonal" de Grof y Tart, íntimamente vinculada con la ideología de la New Age. Para Stanislaw Grof, una experiencia como la de Dick debería ser considerada sin más como una "emergencia espiritual" genuina, que incluye todos los componentes conocidos: channeling, matrices perinatales, revisión de "vidas anteriores",etc. Puesto que el reduccionismo ha relegado todas estas experiencias al rincón de la "esquizofrenia" Grof ( heredero de la antipsiquiatría) las reivindica como crisis de crecimiento espiritual; sólo al margen, hace alusión a las psicosis orgánicas, que pueden causar efectos similares, para dejarlas en manos de la medicina.
Pero renunciar al reduccionismo no significa renunciar a una explicación racional. Intentaremos pues aproximarnos a la cuestión apelando al conocimiento psiquiátrico, para descartar todo lo que pudiese pertenecer a la patología. Y aquí encontraremos que existen alarmantes semejanzas entre lo que le ocurrió a Dick en 1974 y ciertos cuadros bien identificados, con abundante casuística, que se denominan "estados confusionales agudos".
Algunos de estos estados se caracterizan por la presencia de un pensamiento perturbador ("idea delirante") cuyo origen es atribuido a "voces" exteriores: "cuando el paciente tiene la convicción de que le ha sido asignado un importante papel en la vida, aparecen ideas de grandeza en forma de identificación cósmica, nuevo nacimiento y misión profética" (Boisen, 1947).
No puede negarse la analogía entre el estado delirante y el proceso de creación artística; la diferencia estriba en que en este último no se pierde el criterio de realidad. En otras palabras, el delirio es la enfermedad profesional de un creador de ficciones que acaba confundiendo sus creaciones con la realidad. De hecho, Dick le confesó a Rickman que durante su experiencia se había sentido "como si estuviera viviendo en una de sus novelas".
En estado confusional, el sujeto "oye" los propios pensamientos y los atribuye a una fuente exterior (Schneider, 1957). A veces, su obsesión es buscar signos en los hechos cotidianos, y mensajes en los sueños o en los textos más inesperados. Este "delirio de interpretación" se caracteriza como "locura razonante que obedece a una necesidad de explicarlo y descifrarlo todo" (Sérieux y Capgras).
La evolución de un delirio no estructurado suele atravesar cuatro fases bien definidas, que podemos reconocer en la experiencia de Dick: ellas se denominan Trema, o estado inicial de angustia; Apofanía, revelación súbita, que abarca varios días; Apocalipsis, creciente fragmentación del pensamiento, yDeterioro final (Conrad, 1958).
Esta fenomenología se ajusta bastante a la experiencia de Dick en 1974; pero en él las manifestaciones apocalípticas se extendieron por casi un año entero; si hubo deterioro, se fue manifestando muy lentamente, en los ocho años restantes de su vida, que no fueron los menos productivos, por cierto. Por otra parte, tras haber salido de la fase aguda de marzo, en los meses siguientes Dick fue capaz de hacer convivir sus visiones con actividades rutinarias normales, incluyendo la revisión de textos a publicar.





A continuación dejo fragmentos de la gnóstica obra de Dick, Valis, que ayudarán a comprender la ¿obsesión? de su autor por la naturaleza ficticia de la realidad:


Fotograma de un capitulo de lost



El rayo rosa.

“(…) Dios, nos dijo, le había disparado un rayo de luz rosa directamente a la cabeza; Fat se había quedado temporalmente ciego y la cabeza le había dolido durante varios días. Era fácil, dijo, describir el rayo de luz rosa; era exactamente lo que se percibe como postimagen de fosfeno cuando una lámpara de flash nos destella en la cara. Ese color perseguía espiritualmente a Fat. A veces aparecía en la pantalla de un televisor. Vivía para esa luz, para ese color particular.
“Sin embargo, nunca volvió a encontrarlo. Nada podía producir ese color en la luz, salvo Dios. En otras palabras, la luz normal no lo contenía. En una oportunidad Fat estudió el círculo de los colores, un círculo de todo el espectro visible. El color no estaba allí. Había visto un color que nadie más puede ver, más allá del espectro.”
(…)
“Tendríamos que poder escuchar esta información o, mejor, esta narración, como una voz neutra dentro de nostros mismos. Pero algo no funcionó bien (…) no podemos leer fuera ni escuchar dentro. Algo le ha sucedido a nuestra inteligencia.”

El Obstruído.


“Él dijo: “Yo soy Dios y no hay otro Dios fuera de mí”. Pero cuando dijo estas cosas, pecó contra todos los inmortales (imperecederos) que lo protegían. Además, cuando Pistis vio la impiedad del gobernante se sintió enfadada. Sin ser vista, dijo: “Te equivocas Samael”, esto es “el dios ciego”. “Un hombre inmortal e inhumano, anterior a tí, se manifestará en los cuerpos que modeles. Te aplastará con los pies como los alfareros aplastan la arcilla. Y descenderás con los que te pertenecen al encuentro de tu madre, el abismo”.
“Fat comprendió inmediatamente lo que acababa de leer. Samael era la deidad creadra que creía ser el único Dios, como se dice en el Génesis. No obstante, era ciego, que quiere decir “obstruido”, un término fundamental para Fat.
(…)
“Antes de la identidad creadora existía un hombre inmortal e iluminado, y ese hombre inmortal e iluminado aparecería en la raza humana que Samael crearía. Y ese hombre inmortal e iluminado previo que la deidad creadora, aplastaría al iluso creador ciego e irracional como arcilla de alfarero.”

Gnosticismo, Logos e información viva.

“El hombre y el verdadero Dios son idénticos –como lo son el Logos y el verdadero Dios–, pero un loco creador enceguecido y su mundo demencial separan al hombre de Dios. Que el creador ciego crea sinceramente que él es el verdadrero Dios sólo revela el grado de obstrucción que padece. Esto es gnosticismo. De acuerdo con el gnosticismo, el hombre debe situarse en la misma categoría que Dios en oposición al mundo y al creador del mundo (que están los dos locos, se den cuenta o no). La pregunta de Fat “¿Es el universo irracional y lo es porque una mente irracional lo gobierna?”, recibe esta respuesta por intermedio del doctor Stone: “Sí, lo es; el universo es irracional; la mente que lo gobierna es irracional; pero sobre todo eso se eleva otro Dios, el verdadero Dios, y él no es irracional; ha desafiado a los poderes de este mundo, además, y se ha aventurado en él para ayudarnos; y lo conocemos como el Logos, lo cual, de acuerdo con Fat, significa información viva.”
(…)

Cebra y Nag Hammadi
.

“Quizás el universo fuera irracional, pero algo racional había irrumpido en él, como un ladrón nocturno irrumpe en una casa, inesperado en cuanto a lugar, inesperado en cuanto a tiempo. Fat lo había visto, no porque tuviera nada de especial, sino porque la racionalidad así lo había decidido.
“Normalmente permanecía disimulada. Normalmente, cuando aparecía, nadie podía dsitinguirla del fondo; era fondo sobre fondo, como lo expresaba correctamente Fat. Tenía un nombre para designarlo.
“Cebra. Porque se confundía con el escenario. Esto recibe el nombre de mímesis. Otro nombre es mimetismo. Ciertos insectos recurren a él; miman otras cosas: a veces a otros insectos –a insectos venenosos – o ramitas, etcétera. Ciertos biólogos y naturalistas han aventurado especulativamente que quizás haya formas más elevadas de mimetismo, puesto que formas inferiores –es decir, formas que engañana a quienes tienen por objeto engañar, pero no a nosotros –se han encontrado en todas partes del mundo.
“¿Y si hubiese una forma elevada de mimetismo, tan elevada que ningún ser humano (o muy pocos) la habría detectado? ¿Y si sólo se la detectara si ella así lo decidiera? Lo cual significa que no se la detectaría realmente, pues en estas circunstancias habría abandonado el disimulo para desvelarse. “Desvelarse” en este caso equivaldría a “teofanía”. El ser humano diría asombrado: “He visto a Dios”; cuando de hecho habría visto una forma de vida ultraterrestre altamente evolucionada llegada aquí en algún momento del pasado … y quizá, como lo conjeturaba Fat, habría dormitado dos mil años en forma de semilla latente como información viva en los códices de Nag Hammadi, lo cual explicaría por qué las noticias de estos códices se interrumpieron abruptamente alrededor de 70DC.”
Transubstanciación.

“El universo es una vasta entidad irracional en la que ha irrumpido una forma de vida de orden elevado, disimulada mediante un refinado mimetismo; por lo tanto, mientras asi lo decida, permanece inadvertida –por nosotros–.
(…)
“Al cabo de un año de haber analizado el encuentro con Cebra, o con Dios o el Logos o lo que fuere, Fat llegó a la conclusión de que Cebra había invadido nuestro universo; y un año más tarde se dio cuenta de que estaba consumiéndolo; esto es, devorándolo. Cebra obraba mediante un proceso muy semejante a la transubstanciación. Éste es el milagro de la comunión por el que las dos especies, el vino y el pan, se convierten de manera invisible en la sangre y el cuerpo de Cristo.
“En lugar de verlo en la Iglesia, Fat lo había visto en el mundo; y no muy microformado, sino macroformado, lo cual significa, en una escala muy amplia, que parecía no tener límites.”
(…)
El Dios del exterior.

“Los hombres y el mundo son mútuamente tóxicos. Pero Dios –el verdadero Dios– ha entrado en ambos, ha entrado en el hombre y en el mundo, con lo cual el paisaje parece más sereno. Pero ese Dios, el Dios del exterior, se topa con una feroz oposición. Abundan las estafas –los engaños de la insanía– y se enmascaran reflejando la imagen opuesta: el ademán de la cordura. Las máscaras, sin embargo, se desgastan y la locura queda revelada. Es algo decididamente grotesco.”
(…)
“Transcurrieron venticinco siglos desde que Heráclito escribió: “La estructura latente domina la estructura de lo obvio” y “La naturaleza de las cosas tiene por hábito el ocultamiento”.
“De modo que lo racional, como una semilla, se oculta en la masa irracional”.

Anamnesis gnóstica (información viva) o Imperio.

“La “salvación” mediante la gnosis –más adecuadamente, la anamnesis (la pérdida de la amnesia)–, aunque tiene significación particular para cada uno de nosotros –un salto cuantitativo de la percepción, la identidad, la cognición, la comprensión, la experiencia del mundo y de uno mismo, con inclusión de la inmortalidad–, tiene mayor importancia todavía para la totalidad del sistema, puesto que estas memorias son datos necesarios y valiosos para un buen funcionamiento.
“Por lo tanto, se encuentra en proceso de autorreparación, que incluye: reconstrucción de nuestro subcircuito por medio de cambios del tiempo lineal y ortogonal y también una continua señalización dirigida a nostros para estimular los bloqueados bancos de memoria y recuperar lo que hay allí almacenado.
“La información externa o gnosis, pues, consiste en desinhibir las instrucciones, con el núcleo de contenido que nos es concretamente intrínseco, es decir, que ya se encuentra allí, en nosotros. (Esto lo observó por primera vez Platón, para quien aprender es un mdo de recordar.)
“Los antiguos dominaban técnicas (sacramentos y rituales) utilizadas ampliamente en los misterios religiosos grecorromanos, incluido el cristianismo primitivo, para producir el despertar y la recuperación, sobre todo, por el valor restaurador que tiene para los individuos; los gnósticos, empero, percibieron el valor ontológico de lo que llamaron la divinidad, la entidad total.”
(…)
“No caímos por causa de un error moral: caímos por causa de un error del intelecto que consideró como real el mundo de los fenómenos. Por lo tanto, somos moralmente inocentes. Es el Imperio en sus múltiples disfraces el que nos dice que hemos pecado. “El Imperio nunca terminó”.
(…)
“Los romanos habían descubierto y matado a todos los homoplásmatas: todos los cristianos primitivos en conatcto con el plásmata; ellos murieron, el plásmata escapó a Nag Hammadi y permaneció allí aletargado como información en los códices.”
(…)
“El médico ha venido a nosotros varias veces con distintos nombres. Pero todavía no estamos curados. El Imperio lo identifica y lo rechaza. Esta vez el médico acabará con el Imperio por fagocitosis.”
(…)
“El Imperio es la Institución, la codificación de la perturbación; está loco y nos impone esa locura por la violencia; es violento por naturaleza.
“Luchar contra el Imperio significa inferctarse de la perturbación que lo domina. Esta es una paradoja; quienquiera que derrote un segmento del Imperio, se convierte en el Imperio; prolifera como un virus, imponiendo su forma a los enemigos. Por lo tanto, se convierte en el enemigo.
“Contra el Imperio se levanta la información viva, el plásmata o médico que conocemos con el nombre de Espíritu Santo, Cristo desencarnado. Estos son los dos principios: el oscuro (el Imperio) y el luminoso (el plásmata). Cada cual contiene un componente de esos dos principios. Zoroastro lo sabía porque la Mente Sabia le transmitió la información. Él fue el primer Salvador. Cuatro han existido en total. Un quinto que está por nacer diferirá de los otros.”
El Inmortal o Elías.

“Cuando un huésped humano muere, el Inmortal se traslada, de modo que no es nunca atrapado ni muerto. De ahí que Jesús exclamara en la cruz: “Eli, Eli, lama sabachtani”. Al escucharlo, algunos de los presentes dijeron correctamente: “Este hombre está llamando a Elías”. Elías lo había abandonado y él murió solo.
(…)
“Tomás había llegado a saber cómo reconstruirse después de acaecida la muerte física. Todos los cristianos primitivos lo sabían. Se logaba por medio de la anamnesis, la pérdida de la amnesia que … Bien, según estaba planeado el sistema, cuando Tomás se sintiera agonizar dejaría una huella en el signo cristiano del pez, comería un alimento color rosa –el mismo color rosa de la luz que Fat había visto– y bebería de un recipiente sagrado mantenido en un lugar fresco, y luego moriría; y al renacer, crecería y se convertiría en otra persona, no en él mismo, hasta que se le mostrara el signo del pez.
“Había previsto que esto sucedería unos cuarenta años después de su muerte. Se había equivocado. Tuvieron que transcurrir casi dos mil años.”
(…)
“La promesa de vida eterna que Cristo hizo a su pequeño rebaño no era ninguna mentira. Cristo le había enseñado a lograrla.”
(…)
“Cristo es una forma de vida extraterrestre que llegó a este planeta hace millares de años, y que como información viva pasó a los cerebros de los seres humanos que ya vivían aquí, la población nativa de este planeta.
“Antes de ser Cristo fue Elías. Los judíos lo saben todo sobre Elías y su inmortalidad; y su capacidad de extender la inmortalidad entre otros “mediante la división de su espíritu”. El pueblo de Qumran conocía todo esto. Intentaban recibir parte del espíritu de Elías.”

Pez, ADN y Dogon.

“–Me pareció ver el signo cristiano del Pez– dije –. Como decoración.”
(…)
“–¿Saben qué es? La doble hélice.
“–Eso es la molécula de ADN– dije.
“–Exacto– dijo Kevin con una sonrisa–. Como un dibujo repetido alrededor de la boca del cántaro.
“Todos permanecimos en silencio por un momento y luego yo dije: –La memoria del ácido ribonucleico. El pozo de memoria genética.
“–Exacto– dijo Kevin. Agregó–: A orillas del arroyo cuando ella llena el cántaro …
“–¿Ella?– preguntó Fat –. ¿Quién es ella?
“–Una mujer –respondió Kevin–. Nunca se la vuelve a ver. Nunca se le ve el rostro, pero lleva un largo vestido anticuado y está descalza. Mientras llena el cuenco o el cántaro, hay un hombre que pesca.
(…)
“–Entonces el signo cristiano del Pez es la doble hélice de Crick y Watson – les dije –. La molécula de ADN que almacena la memoria genética.”
(…)
“Esto también complació a Fat, pues aludía al pueblo Dogon que designaba a la deidad benéfica con el signo del Pez.”

VALIS – Kabbalah – Artefacto

“Siempre hay información cuando VALIS está presente –dijo Mini asintiendo y sonriendo–. Él es información. Información viva.”
(…)
“–Pues entonces, no estás familiarizado con la Cábala –dijo Mini–. Es el sistema de código que utiliza VALIS; toda la información verbal se almacena como Cábala.”
(…)
“–VALIS es una construcción –dijo Mini–. Un artefacto. Está anclado aquí en la Tierra, literalmente anclado. Pero como para él el tiempo y el espacio no existen, VALIS puede estar en cualquier parte y en cualquier tiempo que le plazca.
“–¿Tiene algún antagonista?– preguntó Kevin.
“–Sólo la patología de este planeta – dijo Eric –.
“–Pues entonces VALIS es racional – dije.
“–La única racionalidad con que contamos – dijo Linda.
(…)
“VALIS, como información viva, penetraría en el mundo, se reproduciría en los cerebros humanos, se cruzaría con ellos, los ayudaría y los guiaría en un nivel subliminal, es decir, de manera invisible. Ningún ser humano podría tener la certeza de ser portador de la buena nueva en tanto la simbiosis no alcanzara el punto de iluminación. En el trato con otros seres humanos, una persona dada no sabría nunca cuándo se encontraba en presencia de otro homoplásmata y cuándo no.”

Choza en el mar.

“Una noche soñé que era propietario de una cabaña que estaba directamente en el agua, un océano en esta ocasión; el agua se extendía hasta el horizonte. Y esta cabaña no se parecía a ninguna otra que yo hubiera visto; se asemejaba más bien a una choza como las que aparecían en los films sobre los mares del Sur.”

Actualización:


Philip K Dick ya lo decía en 1977
Estamos viviendo en una realidad programada por computadora, y la única pista que tenemos es cuando se cambia alguna variable, y alguna alteración en nuestra realidad ocurre” Estas alteraciones se sienten como un déjà vu, dice Dick, una sensación que demuestra que “una variable ha cambiado” y “un mundo alternativo se bifurcó".


Soy un juerguista impenitente enamorado en secreto de la vida monacal. Un ensimismado cotidiano ante las manifestaciones de la bizarra realidad.

12 comentarios :

  1. Chapó!!

    Muy buen post , ya era hora de que volvieras!

    ResponderEliminar
  2. Luisiño, que tal che vai todo en la tierra de los druidas?

    ResponderEliminar
  3. Psico, me va bien, papando frío ya, y estudiando unas opos.

    Acaban de ser las fiestas del San Froilán en Lugo y salí 6 de los 10 días que duraron, es que sigo siendo un juerguista impenitente...

    Espero que tú estés bien

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bueno post.
    Cuídate amigo.

    ResponderEliminar
  5. Por Favor,
    Ne hablo espanol.

    Please can you help.

    http://terror.fredogfrihed.dk/Madrid%20-%20March%2011%202004/madrid031104.htm

    At this site is the photographs and names of those who died in the bombing at Madrid.

    I do not know the system of giving names in Spanish, or which names are 'strange' or 'normal'

    e.g - Miguel Angel Orgaz Orgaz
    Neil Astocondor Masgo
    Neil Torres Mendoza
    Alvaros Carrion Franco

    Is 'Neil' used much in Spain?

    The fotos are very revealing!

    Of course if you are busy or its not for you - no problem

    Gracias

    ResponderEliminar
  6. Also , synchronously, I took that screenshot of VALIS because I took it but it only reads ALIS.

    Its in a post called TRUNKATED.

    Hasta Luego

    ResponderEliminar
  7. Aferrismoon, Neil is not normal in Spain, but maybe is a name more normal in South america, remember here in Spain there are a lot of immigrants of South america.

    Hasta luego amigo.

    ResponderEliminar
  8. Chitauri, eres un pedazo de artista...sigo diciendo que tienes una de las mejores webs/blogs del mundo mundial...

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el post.
    Justamente Valis ha vuelto a mi vida hace poco (por decirlo de alguna manera)
    Será "casualidad"!
    “Luchar contra el Imperio significa infectarse de la perturbación que lo domina. Esta es una paradoja; quienquiera que derrote un segmento del Imperio, se convierte en el Imperio; prolifera como un virus, imponiendo su forma a los enemigos. Por lo tanto, se convierte en el enemigo."

    ResponderEliminar

Gracias por compartir ideas en los comentarios, y por ayudar a co-crear una atmósfera lúdica e informativa.
Con ese espíritu deja tus comentarios, es decir de modo cívico y constructivo.Y por favor incluye links!.
Absténganse loros atrapados en túneles de realidad obsoletos y con poca humildad para saber que la búsqueda de la verdad es un juego, y que hay que cuestionarse todo lo que te enseñaron (adoctrinaron) en el colegio, sinagoga, grupo familiar etc...

Si quieres contactar conmigo mi email es: lumevin@gmail.com

Si quieres insertar una imagen usa este código:
[img]URL de la imagen[/img]