domingo, 26 de enero de 2020

Libro de Andrew R. Gallimore "Teoría de la Información Alienígena: Tecnologías de drogas psicodélicas y el juego cósmico"

Dejo resumen vía goodreads del contenido del libro del autor Andrew R. Gallimore, (Neurobiólogo computacional, farmacólogo y químico interesado en drogas psicodélicas, especialmente DMT), titulado en inglés "Alien Information Theory: Psychedelic Drug Technologies and the Cosmic Game", después del resumen, también dejaré traducido un extracto del capítulo 1 de dicho libro que encontré en la web de Graham Hancock dejado allí por el mismo autor del libro.



Foto de la portada del libro vía el instagram del autor.


Desde la prehistoria, los humanos han usado una gama de drogas psicodélicas para la comunión con los dioses, la conexión con la naturaleza, o por el puro placer y maravilla que generan al transformar la mente y el mundo. Pero un psicodélico natural en particular se eleva por encima del resto en su asombroso poder para reemplazar el mundo normal de la vigilia con una extraña realidad alternativa repleta de una diversa panoplia de seres alienígenas inteligentes. Además de ser la más poderosa, la N, N-dimetiltriptamina, más comúnmente conocida como DMT, es también el psicodélico natural más común y puede ser encontrado en innumerables especies de plantas esparcidas por toda la Tierra. El DMT lleva un profundo mensaje incrustado en nuestra realidad, un mensaje que ahora estamos empezando a decodificar.

En la Teoría de la Información Alienígena, el neurobiólogo, químico y farmacólogo, Dr. Andrew R. Gallimore, explica cómo la DMT proporciona el secreto de la estructura misma de nuestra realidad, y cómo nuestro Universo puede ser comparado con un juego cósmico en el cúal ahora nos encontraríamos jugando.

Gallimore explica cómo nuestra realidad fue construida usando un código fundamental que generó nuestro Universo -- e innumerables otros -- como un dispositivo digital construido a partir de información pura con el propósito de permitir que inteligencias conscientes, como la nuestra, emerjan. Aprenderás como la información digital fundamental se autoorganiza y complejiza para generar la miríada de formas y organismos complejos que llenan nuestro mundo; cómo tu cerebro construye tu mundo subjetivo y cómo las drogas psicodélicas alteran la estructura de este mundo; cómo la DMT cambia el canal de la realidad permitiendo que el cerebro acceda a la información de dimensiones ortogonales de la realidad normalmente ocultas. Y, finalmente, aprenderás cómo la DMT provee el secreto para salir de nuestro Universo permanentemente -- para completar el juego cósmico y convertirte en ciudadano interdimensional del hiperespacio.

La Teoría de la Información Alienígena es un relato único de esta estructura oculta de la realidad y de nuestro lugar dentro de ella, recurriendo a un diverso rango de disciplinas -incluyendo la neurociencia, la informática, la física y la farmacología- para explicar cuidadosamente estas complejas ideas, que están ilustradas con diagramas a todo color.



Extracto de la Teoría de la Información sobre Aliens, Capítulo 1



En el fondo de nuestra realidad hay un código que funciona. Es un código del cual este Universo y otros incontables más emergen y se despliegan con una variedad infinita de formas. Nosotros emergimos de este código, y dentro de este código estmos incrustados, porque estamos construidos a partir de este código. Es nuestro código.

Somos una especie que se acurruca alrededor de los fuegos de leña y habla a las máquinas en código. Ambos, humanos y humanoides, aparentemente solos en nuestro rincón del Universo, hemos comenzado a asemejarnos a las sociedades alienígenas de nuestra imaginación. La maquinaria computarizada cristaliza en el nexo de las civilizaciones humanas modernas, los paisajes urbanos exudan estructuras parpadeantes y relucientes que parecen inexorablemente disociadas del mundo natural de los bosques, las montañas y los ríos. Nuestro mundo digital se siente de alguna manera ajeno, como si estuviera implantado por una inteligencia procedente de las estrellas. Somos una especie que se sienta incómodamente en el borde de la galaxia, a la vez que se agarra con fuerza al pecho de la dulce Madre Tierra y, al mismo tiempo, llega con una mano temblorosa a los brillantes discos metálicos que zumban silenciosamente en el cielo del atardecer.

A medida que la vida emerge en planetas similares - o diferentes - a la Tierra a través del Universo, la trayectoria evolutiva desde la sopa prebiótica hasta los seres inteligentes de cerebro húmedo con aspiraciones galácticas es sinuosa pero, en última instancia, predecible. Nuestro Universo es una resplandeciente máquina digital parpadeante para el cultivo de inteligencias conscientes o, en palabras de Henri Bergson, para la creación de dioses. Como tal, todos esos seres que alcanzan cierto nivel de avance deben eventualmente enfrentar el hecho de que su propio planeta polvoriento no es más que uno entre innumerables otros que los seres inteligentes multitudinarios llaman hogar.

Desde los primeros días de la civilización, los humanos han mirado al cielo nocturno de tinta perforado por las luces parpadeantes de innumerables soles extraterrestres y se han preguntado quién podría estar ahí fuera. Mientras los antiguos colocaban los tronos de sus innumerables dioses entre las constelaciones, el hombre moderno sustituye la deidad por el extraterrestre, el trono por la nave espacial. Y es el alienígena hacia el que nos dirigimos, el alienígena que buscamos: vehículos interplanetarios y sondas no tripuladas catapultadas desde órbitas intermedias son los juguetes de una joven civilización inteligente con un ojo hacia la ciudadanía galáctica. A medida que nos transformamos en el alienígena, comenzamos a sentirnos atraídos ineluctablemente hacia las estrellas. Así que hablamos con el alienígena, y hablamos en código.

La transformación de la humanidad que se ha desarrollado exponencialmente en el último siglo es una transformación escrita en código informático. Fundamentalmente, un código es un conjunto de símbolos y reglas utilizados para representar y transmitir información. Todas las criaturas con algún nivel de inteligencia eventualmente descubren técnicas para la codificación de la información. Todos nuestros parientes simios, desde el bonobo hasta el chimpancé, así como los animales inferiores, como los pájaros y los insectos, utilizan códigos de diversa complejidad para comunicarse. Ya sea el estridente grito de advertencia de un mono vervet o el intrincado patrón de señales químicas secretadas por los insectos sociales, estos códigos se unifican como medios de representación y transmisión de información.

En la forma de los lenguajes naturales, son los humanos los que han desarrollado la más sofisticada y flexible expresión de código, permitiéndonos no sólo comunicar información importante para nuestra supervivencia, sino también codificar y transmitir nuestros pensamientos, nuestras ideas, nuestras experiencias, nuestros sueños. Pero, aunque el desarrollo de los lenguajes naturales fue indudablemente catalizador en la separación original de los humanos de otras especies terrestres, son los lenguajes construidos de las matemáticas y, más recientemente, del código informático, los que han sido trascendentalmente transformadores, haciéndonos a todos casi irreconocibles como criaturas del mundo natural.

Una licantropía digital montada sobre silicio y luz, nos hemos convertido en el extraterrestre que buscamos, recodificando nuestros sueños de luz estelar en forma binaria y subiéndolos desde nuestros cerebros a las unidades centrales de procesamiento de las cada vez más sofisticadas placas madre de los ordenadores.

El código binario de la máquina es el más fundamental, y el más simple, de los códigos y, sin embargo, a partir de esta cadena de unos y ceros se puede construir y transmitir la información más exquisitamente compleja. Se pueden construir mundos enteros, y su codificación se puede disparar a través del Universo con facilidad.

La comunión entre los humanos y las especies alienígenas distantes no depende de los viajes interestelares, sino sólo de la transmisión del código. Y, a medida que dirigimos nuestros pulsos de radiación electromagnética al brillante cielo nocturno, esperamos que un día, quizás muchos milenios en el futuro, los mensajes codificados en estos pulsos lleguen al cerebro de una inteligencia alienígena. Esperamos que un día nos escuchen y, tal vez, nos respondan. Por supuesto, una misiva binaria de una civilización intergaláctica 25.000 años en el futuro es poco más que un sueño, y pocos comprometidos en tal empresa esperan tener que enfrentarse alguna vez al alienígena hacia el que lanzan sus mensajes codificados en la luz.

El código es verdaderamente transformador, no porque facilite la comunicación intergaláctica, sino porque revela un secreto más profundo. Buscamos al extraterrestre volviendo nuestra mirada hacia arriba, afinando nuestros instrumentos a los resplandores temblorosos que salpican el oscuro Universo que nos rodea. Pero las inteligencias alienígenas con las que buscamos comunión no sólo están dispersas por el cosmos en mundos cálidos y húmedos, tranquilamente lejos de nuestro propio hogar de barro, sino justo aquí, ahora mismo. Y están esperando. Han estado esperando desde el principio. Hablar con estas inteligencias, e incluso reunirse con ellas, no depende de disparar código a los cielos estrellados, ni de discos plateados de supervelocidad y tecnologías de propulsión antigravedad, sino sólo de devolver nuestra mirada hacia adentro y darnos cuenta de que todo esto está construido a partir de un código.

Nuestras ciudades de luces zumbando en código digital no son una afrenta al mundo natural, sino una expresión profundamente profunda de él. Así como todo lo que aparece en la pantalla de tu ordenador emerge del procesamiento de código binario, así todo en este universo emerge del Código en el suelo de nuestra realidad. Y es su código. Y todo lo que nos separa a cada uno de nosotros de estas inteligencias alienígenas hiperdimensionales de un poder inimaginable e inconcebible es un interruptor de este código. Este interruptor toma la forma de una pequeña molécula esparcida por todo nuestro mundo, derivada de uno de los 21 aminoácidos utilizados para construir las proteínas a partir de las cuales se construye toda la vida terrestre. La ciudadanía galáctica es una noble ambición, pero la ciudadanía interdimensional está muy cerca.



Twitter del autor: @alieninsect

Web del autor: Building alien worlds






Asombrado cotidiano ante las manifestaciones de la bizarra realidad, ejerzo como detective liminal e investigador de percepciones extra-consensuales, convierto la “caca de la vaca” en oro, emulo al sastrecillo del cuento del traje nuevo del emperador, y siento que el espíritu de Don Quijote me ha poseído.

12 comentarios :

  1. Es una muy interesante perspectiva. Me encanta darme cuenta que cada una de nuestras certezas siempre tiene una buhardilla desde donde nos sonríe lo insondable. Y a propósito del DMT, aquí hay un artículo muy interesante sobre la calidad casi circense de la experiencia: https://medium.com/@samwoolfe_69260/why-do-jesters-and-tricksters-appear-in-the-dmt-experience-9849fa592758

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cito del artículo que me pasas:

      "Las entidades embaucadoras del DMT exudan estupidez y juego, tal vez comunicando la intención de que deberíamos ser más como ellos. Creo que si asimilamos el arquetipo de embaucador, notaremos varias mejoras en nuestra vida. Esto es algo que se insinúa en la experiencia del DMT, en la forma en que nos ofrece una perspectiva fresca. Por ejemplo, los bufones de la DMT ayudan a aligerar las cosas al levantar rápidamente la carga de seriedad y pesadez que tan acostumbrados estamos a sentir en nuestra vida cotidiana. Nos muestran un modo de ser alternativo y más alegre.

      Estos bufones psicodélicos nos revelan que la medida en que nos tomamos la vida en serio es ridícula, una broma hilarante. Y esto puede ser una experiencia y realización extremadamente terapéutica, siempre y cuando la sabiduría esté profundamente integrada. De hecho, un mensaje común de la experiencia con DMT es que estaríamos más saludables psicológicamente si pudiéramos ver el mundo como un juego absurdo que merece ser jugueteado y reír. En situaciones cotidianas, podemos practicar la terapia de bufón. Al burlarnos y reírnos del mundo y de nosotros mismos, podemos acercarnos a la vida de una manera más alegre".

      Eliminar
  2. En referencia a tu correo he hecho este post...

    https://creacionesimaginales.wordpress.com/2020/01/29/el-virus-es-la-noticia/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por traducir el capítulo, muy interesante.

    ResponderEliminar
  4. También les estáis dando demasiada propaganda al virus de la corona…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mari, tanto tiempo sin leer un comentario tuyo.

      Un fuerte abrazo y si quieres me cuentas que tal te va todo por email.

      Salu2

      Eliminar
    2. Sigues pensando que le estaba dando demasiada propaganda

      Eliminar
  5. https://i.imgur.com/NXTkPMw.jpg

    ResponderEliminar
  6. https://www.youtube.com/watch?v=LYAFbbawX0w

    ResponderEliminar
  7. DMT-induced entity encounter experiences have many similarities to non-drug entity encounter experiences such as those described in religious, alien abduction, and near-death contexts. Aspects of the experience and its interpretation produced profound and enduring ontological changes in worldview.

    https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/0269881120916143

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilo de twitter en español que disecciona el paper:

      https://twitter.com/BioTay/status/1264889478650437633?s=20

      Eliminar
  8. https://www.youtube.com/watch?v=8qt2WbfotkU

    ResponderEliminar

Gracias por compartir ideas en los comentarios, y por ayudar a co-crear una atmósfera lúdica e informativa.

Con ese espíritu deja tus comentarios, es decir de modo cívico y constructivo. Y por favor incluye links!.

Absténganse loros atrapados en túneles de realidad obsoletos y con poca humildad para saber que la búsqueda de la verdad es un juego, y que hay que cuestionarse todo lo que te enseñaron (adoctrinaron) en el colegio, sinagoga, grupo familiar etc...

Si quieres contactar conmigo mi email es: lumevin@gmail.com

Con los nuevos cambios que implementé ya puedes dejar imágenes sin necesidad de código, únicamente pegando la url de la imagen, lo mismo con vídeos de youtube o vimeo, que saldrán directamente..