martes, 22 de enero de 2008

Empatía con el-la Creador-a

Año 1993, tenía quince años tampoco hace tanto tiempo sólo media vida, pedaleando con mi bicicleta llegué a un bosque retirado y en plena ebullición de mi líbido me masturbé desnudo bajo las copas de los árboles, al finalizar tan prosaica acción, miré al sol y lloré.

Lloré como nunca antes lo había hecho al adquirir consciencia de la enorme soledad en la que debería estar inmerso el-la creador@, me puse en su lugar y comprendí, que algún día él /ella sintiéndose sol@ y en plena efervescencia de su líbido debió sentirse como yo en ese momento.

Desde aquel día nunca he tenido miedo a otros seres que puedan haber manipulado a la especie humana, porque tengo muy claro que un tipo capaz de sentir compasión por Dios no tiene porqué rendir pleitesía a ninguna jerarquía que se nos presente como cuasi divina para comernos el tarro y que accedamos a sus pretensiones. De rendir cuentas a alguien, solo lo haré con la diosa el Creador o como coño quieran llamarlo, porque una tarde de verano de 1993 tuve la delicadeza de ponerme en su lugar.

Soy un juerguista impenitente enamorado en secreto de la vida monacal. Un ensimismado cotidiano ante las manifestaciones de la bizarra realidad.

6 comentarios :

  1. Hay formas y formas de describir una paja, y esta cuando menos es original.
    Por cierto, la soledad del Creador es algo que a todos nos atañe.

    Quién tenga oídos para entender que entienda.

    ResponderEliminar
  2. Curiosa explicación del onanismo celestial, pero no deberias apenarte ni llorar, porque por lo que cuentan tiene su cohorte de angelitos celestiales....

    ResponderEliminar
  3. mM da que ni entendiste la coña, ni el transfondo poético y emocional de la historia.

    Te pongo un cero en comprensión lectora.

    Un cero en comprensión emocional.

    Y un uno en capacidad de soltar buenas coñas.

    ResponderEliminar
  4. no hay contestación, hermano. Sólo constatación.

    ResponderEliminar
  5. Holá, tu blog es deveras muy atractivo para mi, a pesar de haber (honestamente) pasado esta fase de experiencia. Sin embargo, he sido arrastrada por una corriente sin fin de links (movida por mi insomnio crecente) que no tenían nada que ver contigo ( me encantarón tus sigilos jeje)Bueno... me pregunto que tramarás ¬¬. Creo que he olvidado hacer los deberes o he hecho trampa en el peldaño anterior. De todas formas, es una manera bonita y elegante para pedirte que me enlazes, pues no sé porqué te voy a enlazar en mi sitio, aunque sea posible que no cedas a mis caprichos intereseros debido al tamaño de tu ego lol... Y los dos sabemos (o sabremos el por qué) ya que el acaso no existe. ;)
    Visite cualquier día:
    http://andrea-crristo.artelista.com. Tu enlace va estar en otro sitio sobre mi nombre.

    ResponderEliminar
  6. Mira, te voy a decir una cosa. Sé que vas a pensar que soy troll, pero no.

    Me gustaría que me tomaras en serio, porque es algo que puede cambiar tu manera de ver las cosas.

    Tienes que aprovechar ese “regreso” al mundo digamos primitivo y aprovechar para estar tiempo solo. Coges y te vas al monte pronto por la mañana y no vuelvas hasta tarde. Aprovecha para pensar sobre ti mismo, sobre tus preocupaciones, sobre tus proyectos…

    Pero sobretodo aprovecha para hacerte por lo menos, un buen pajón. No estoy hablando de una pajilla disimulada no no. Tienes que exponerte al mundo, desnudarte por completo y ejercer una práctica onanista por todo lo alto. No te equivoques, requieres de que sea de un pajazo de proporciones épicas. Te recomiendo que pases varios días o semanas sin pajearte antes de tu temporada en la aldea.
    Aprovecha tu soledad para comunicarte con tu lado más salvaje y primario. Gruñe, grita, gime… mientras estés dándole fuerte al manubrio conecta con tu lado más animal. Amigo, te estoy diciendo que te revientes la polla con un pajazo antológico, que sueltes tu simiente por el bosque. En fin, que te exploten los huevos en mitad de la naturaleza.

    Créeme que será una experiencia única.

    No faltarán los que digan “la historia que emocionó a spielberg” y chorradas así, pero hazme caso amigo, será una conexión brutal con tu yo primigenio. Verás como vuelves más allfa, más fuerte, más macho.

    Un abrazo amigo.

    Leído en forocoches.

    ResponderEliminar

Gracias por compartir ideas en los comentarios, y por ayudar a co-crear una atmósfera lúdica e informativa.
Con ese espíritu deja tus comentarios, es decir de modo cívico y constructivo.Y por favor incluye links!.
Absténganse loros atrapados en túneles de realidad obsoletos y con poca humildad para saber que la búsqueda de la verdad es un juego, y que hay que cuestionarse todo lo que te enseñaron (adoctrinaron) en el colegio, sinagoga, grupo familiar etc...

Si quieres contactar conmigo mi email es: lumevin@gmail.com

Con los nuevos cambios que implementé ya puedes dejar imágenes sin necesidad de código, únicamente pegando la url de la imagen, lo mismo con vídeos de youtube o vimeo, que saldrán directamente..